Saltar al contenido

Truco casero para dejar tus lentes relucientes sin rayarlos

Los que utilizamos lentes sabemos que no hay nada más molesto y poco estético que tener los lentes sucios. Este tipo de cosas entorpecen nuestra visión y justamente nuestros lentes están para ayudarnos a ver mejor. También sucede que en ciertas ocasiones con el afán de dejarlos bien limpios los rayamos accidentalmente y esto es algo que no tiene vuelta atrás.

Hay diferentes maneras de mantener nuestros lentes para ver limpios y sin rayarlos. Esta mezcla que te presentamos hoy es sumamente efectiva y cambiará tu forma de ver el limpiado de las gafas. Es por eso que hoy les traemos este truco casero y efectivo para que tus lentes se vean impecables y libre de cualquier rayón o mancha. Este es uno de los métodos más utilizados y de los más efectivos.

¿Qué necesito?

  • agua del grifo
  • una gota de jabón para trastes
  • un pulverizador pequeño
  • un pañuelo de algodón o microfibra

Paso a paso:

  1. Toma tu pulverizador pequeño y añade agua del grifo a temperatura ambiente.
  2. Y finalmente añade un gota muy pequeña de jabón para trastes.
  3. Una vez colocados todos los ingredientes, cerramos el pulverizador y lo agitamos fuertemente. Si hace mucha espuma se recomienda esperar a que se diluya un poco antes de usarlo.
  4. Luego ya puedes rociar los cristales de tus lentes con tu liquido casero.
  5. Rocía también en las partes cóncavas de los marcos. Allí es donde suele juntarse mucha tierra.
  6. Una vez colocada la mezcla comenzamos a secar nuestras gafas con mucho cuidado de no rayarlas. Se recomienda utilizar papel suave, un paño de algodón o de microfibra.
  7. Debes secar profundamente ya que es importante que no queden gotas porque al secarse dejan marcas.
  8. También fíjate en secar bien las bisagras de las patillas ya que si son de metal y quedan mojadas podrían oxidarse.

Otros consejos para el lavado y cuidado de las gafas

En ciertas ocasiones es posible que cuando nuestras gafas se ensucien no contemos con nuestra mezcla a mano. Bien podríamos estar en calle, en una reunión o en nuestro trabajo. Si bien la fórmula anterior es muy funcional, hay otras formas de limpiar nuestros lentes sin rayarlos.

  • Siempre lleva un pañuelo contigo. Como bien dijimos antes lo lentes pueden ensuciarse en cualquier lugar es por eso que es fundamental llevar un pañuelo de microfibra o gamuza con nosotros. Simplemente debemos pasar el paño con mucha delicadeza por las dos caras de los cristales haciendo movimientos circulares.
  • Mantén la limpieza de tu pañuelo regularmente. Ya que si este está sucio será en vano intentar limpiar las gafas. Puedes lavarlo a mano o en el lavarropas.
  • Guárdalos en el estuche cuando no los utilices. Esto es algo que a simple vista puede parecernos una obviedad pero muy rara vez solemos guardar nuestras gafas es su respectivo estuche y eso es un grave error. Al dejar los lentes fuera de su estuche estos pueden mancharse con polvo y tierra.
  • Envuelve tus gafas en un pañuelo de microfibra o gamuza para evitar golpes o rayones. Es de mucha utilidad hacernos con el hábito de limpiarlos antes de guardarlos. De esta manera cada vez que necesitemos usarlos estarán impecables.
  • Evitar limpiar los cristales de las gafas con nuestras camisas o remeras, ya que si están secos no haremos más que rayarlos. Esta es una acción a la que recurrimos con frecuencia y la cual es muy dañina para el cuidado de nuestros lentes.
  • Nunca debes humectarlos con tu saliva para quitar alguna mancha. Esto solo los manchara y como la saliva es mas espesa que el agua es mas propenso a que se rayen.
  • Tampoco recurras a limpiarlos con servilletas, papel de baño o algodón porque rayan los cristales cuando están secos y te dejan las gafas llenas de molestas pelusas.
  • Compra espray de fórmulas preparadas para limpiar tus gafas donde y cuando lo necesites. Estos productos son muy útiles ya que están hechos específicamente para lentes.
  • Bajo ninguna circunstancia utilices productos químicos para limpiar los cristales de tus lentes. Ya que estos pueden ser contraproducentes tanto como para las gafas como para tus ojos.
  • Limpia tus gafas con agua del grifo y jabón neutro. Esta técnica es muy útil y sencilla. Solo debes pasar cuidadosamente jabón neutro por los cristales humectados con agua, luego enjugar profundamente y finalmente secarlos.