Saltar al contenido

Las 6 señales para pensar que somos buenos padres

La paternidad nunca es lo que uno cree, antes de que se hace realidad, pues es algo inexplicable, algo imposible de proyectar con certezas y simplicidades. La paternidad es algo inexplicable hasta que te toca, algo hermoso de explorar, de sentir, de aprender, de acompañar y mucho más.

En el artículo de hoy confeccionamos algunas de las señales más fáciles de reconocer para saber si eres un buen padre. Si bien todos tenemos nuestra propia manera de ser padres y cada niño es diferente en su personalidad y percepción, hay algunas cosas esenciales que te podrán indicar si estás en un buen camino.

1- Ante todo, lo escuchas

La escucha es de los pilares de toda relación humana y claro que no es la excepción cuando se trata de ser padre de una niña o un niño. Siempre que el pequeño quiera hablar contigo, podrá hacerlo. Esto es muy fácil de detectar pues se acerca a hablarte porque sabe que lo escucharás.

Si bien siempre es mejor demostrar los actos, en este caso demostrar que lo escuchas siempre que quiere hablarte, contarte algo o informarte, también es importante poner en palabras que tu estás allí para escucharlo y para apoyarlo en lo que necesite. ¡Si te sientes identificado con esto es porque indudablemente eres un gran padre!

2- Lo apoyas en sus decisiones

Muchas veces nuestros hijos toman decisiones que no estamos de acuerdo o que preferiríamos que tomen otras pro es inevitable pues cada persona tiene su propio recorrido basado en sus intereses, gustos e incluso sus decisiones.

Aún siendo así, si sientes que lo apoyas, que lo acompañas, que él puede contar contigo para lo que necesite, que si le ocurre algo te llama y te consulta qué piensas, qué le recomiendas, si te tiene en cuenta por tu apoyo incondicional es porque eres un buen padre, del cual su hijo se siente orgulloso.

3- Le demuestras todo tu amor

Hay muchísimas maneras de demostrarle amor a un hijo y una de ellas puede ser acompañándolo en sus proyectos personales, en sus decisiones, en sus nuevas aventuras, en sus locuras, en las cosas que le gustan hacer, en sus sueños y en cada día.

También puedes demostrarle tu amor con palabras, con consejos sinceros, con opiniones objetivas y parciales que tan solo le abran la mente y lo ayuden a tener sus propios pensamientos, con respeto, con atención y con mucho más. Todo ello te hace un buen padre.

4- Siempre confías en él

La confianza es algo que se genera entre las personas involucradas en el vínculo, en este particular caso se da entre tu hijo y ti. Si tu hijo confía en ti, lo sabrás pues depositará sus miedos, sus curiosidades, sus dudas en ti, te pedirá ayuda, te pedirá consejos, te pedirá que lo guíes en el camino que elija.

Si él confía en ti no solo necesitará de ti sino que tu necesitarás de él, pues la confianza se da de manera mutua y recíproca en la cual tu podrás depositar en él compromiso y responsabilidad al contar con su respeto hacia ti y su sinceridad.

5- Puedes reconocer si has dicho algo inapropiado

Muchas veces la paternidad no es solo rosas, risas y momentos divertidos. A veces se pone cuesta arriba el trabajo de ser padre, de criar a un niño y de enseñarle lo mejor constantemente. Hay días que nos encontramos más cansados, más irritables, más intolerantes y quizá no somos los mejores padres ese día.

A veces por el estrés y el cansancio podemos dar una respuesta equivocada, hablar en voz alta, decir algún insulto, quejarnos por el hecho de ser padres y mucho más. Pero lo que vale en estos momentos es poder decir «lo siento» y reconocer tu error, acercarte con amor y con deseos de ser mejor cada vez para él, eso y tus acciones para lograrlo te hará un buen padre. 

6- Solo quieres su felicidad

La felicidad significa cosas muy diferentes para cada humano, cada uno construye su propia imagen de lo que le hace feliz, de lo que le agrada hacer, de lo que quiere para su futuro y mucho más. Y lo más posible es que tu hijo no desee lo mismo que ti, que no tenga el mismo concepto de felicidad que puedes tener tu.

Pero es no es lo que importa, mientras lo apoyes en su concepto de felicidad y te muevas para ayudarlo a lograrlo, serás un gran padre. La compañía, el apoyo y el amor serán los pilares de todo ello y él lo sabrá.

error: Content is protected !!