Saltar al contenido

«La vida es bella»: Emocionante película que nos enseña a no rendirnos

La vida es bella es una película de drama de gran reconocimiento mundial que se ha estrenado en el año 1977 en Italia. Esta película ha sido dirigida por el famoso director Roberto Benigni. Esta película está situada en la época del 1939 cuando el fascismo en Italia recién comenzaba.

Es una historia de drama, de dolor, de amor, de aventura, de ilusión, de sueños y mucho más. Por eso esta película nos ha enseñado tanto acerca de la vida, acerca de las adversidades y de las situaciones complicadas y malas. Se trata de cambiar la perspectiva con la que vemos las cosas, por más malas o terribles que estas puedan ser, el ánimo con que la atravieses será lo que te mantenga vivo y feliz.

La vida es bella una película galardonada

Esta gran película ha ganado más de cincuenta premios a lo largo de su trayectoria. Entre estos premios ha estado el Oscar, el Gran Premio del Festival de Cannes, el César a la mejor película extranjera y el Goya a la mejor película europea.

La película está situada en el año 1939 en el inicio del fascismo en Italia y narra la situación de Guido, un padre, y su hijo Giousé que quedan atrapados en cautiverio en manos de los alemanes y del nazismo. Guido trata de que la vida allí para el pequeño sea más llevadera haciéndole creer que todo se trata de un juego.

El mensaje de la película a «La vida es bella»

La vida es bella nos deja una gran marca en todos nosotros pues es una película que habla de superación, habla de optimismo, de poder ver la vida de una manera más feliz, de superar los miedos y los conflictos que la vida nos presenta con la mejor versión de nosotros mismos.

Es una historia triste, hostil, dura y realista que representa un terrible momento histórico sobre la guerra mundial. Pero aún así logra generarnos empatía, amor, ternura y por sobre todas las cosas nos hace creer, nos hace entender que el poder está en nuestra imaginación, en nuestras creencias, en nuestra forma de ver las cosas y en el amor infinito de un padre a su hijo.

Una perspectiva diferente

Sin lugar a dudas es una película con gran valor artístico y narrativo pues cuenta los días de un campo de concentración de una forma diferente al resto de las películas. En él Guido y su pequeño hijo sortean un sin fin de situaciones dignas del terror camuflando bajo el ala del juego, del amor y de la creatividad.

Además nos muestra a un Guido como padre que se aboca en plenitud a la crianza de su hijo y a que viva su vida tratando de que la de su hijo sea mejor todos los días. Así se mete en diferentes aventuras que lo hacen recorrer todo el film.

Si aún no viste esta hermosa película emocionante y llena de ilusión, te la recomendamos pues te marcará y hará que vivas tu vida con una nueva forma de ver todo, con más esperanza y con más goce de cada día y cada cosa que pasa por ella.

error: Content is protected !!