Saltar al contenido

La madre le enseña a su hija a ser una persona agradecida con lo que tiene

Educar a un niño, no es tarea sencilla. De hecho cada familia tiene sus propias maneras para poder encausar la formación de los pequeños.

Hay quienes les gritan o los que les imponen castigos, pero también están los que ante una situación inapropiada de ellos, se sienta, analiza y luego adopta una actitud diferente, logrando así muchos mejores y mas rápidos resultados.

Esta es la historia de Haley Hassell y su pequeña niña llamada Presleigh. Esta familia que vive en el estado de Pensacola, Florida, paso por una situación que se viralizo y nos deja una enseñanza muy interesante y propia para poder adoptar ante comportamientos caprichosos de nuestros niños.

Es sabido que la industria del juguete atrae de una forma muy bien estudiada a todos los chicos, y transforma año a año a determinados artículos como imprescindibles en la vida de ellos. Tal era, en esta situación el caso de una cartuchera LOL. A poco de empezar la escuela, fue el pedido de Presleigh a su madre para llevar a su colegio.

«Este tipo de lecciones son duras de tomar, pero no me caben dudas que fue la mejor y que Presleigh ha aprendido para siempre de la misma».

Uno de esos días, en los que el tiempo no sobra, pero te decidís a buscar ese hueco para conformar este pedido tan importante para un hijo, decidió salir a buscar esta cartuchera. Por supuesto que como todo articulo nuevo y muy de moda, no fue sencillo conseguir. De hecho Haley tuvo que pasar por tres tiendas hasta encontrarla y poder comprarla.

Ya con este gran regalo consigo, volvió a su casa y se la entrego a Presleigh, esperando su gran sonrisa y agradecimiento a lo que ella entendía era su gran y esperado acontecimiento.

Pero, la respuesta de la niña, quedo muy lejos de las expectativas de su madre. Presleigh tomo el regalo, lo abrió y con mucha rapidez fue a la cocina y la tira en la basura. Luego corriendo fue a su cuarto y tras cerrar la puerta le grito a su madre:

«Esto ya lo tienen todos los chicos de la escuela, es un regalo estúpido, ya no lo quiero».

Es ese el preciso momento en que las decisiones o acciones a realizar pueden ser múltiples, pero si bien Haley estaba furiosa ante este tremendo capricho y reacción de su hija, se tomo su tiempo y tuvo la mejor actitud de enseñanza posible. El amor, nos enseña a manejar situaciones que nunca creemos posible de ser capaces de solucionar.

Diria Haley: «Siempre quise enseñarle a mi hija los valores, entre los que el agradecimiento no esta ajeno, ser agradecida y entender lo importante que es valorar lo poco o mucho que tenga», pero era evidente que en este capricho Presleigh le demostraba que este concepto no estaba bien internalizado.

La mujer sin entrar en ira, atino a decirle, que se quedara tranquila y que le iba a buscar otra cartuchera para que pudiera poner sus cosas y llevar a la escuela. Fue así que busco una bolsa de esas que usamos para llevar productos a la heladera, con cierre fácil, y le escribió: «Cartuchera de Presleigh»

Abrió la puerta del cuarto y se la entrego, a lo que la niña entendió que esa cartuchera que había tirado a la basura, era mucho mas linda y mejor que la nueva opción dada por su madre. Pero, ya era tarde. La decisión estaba tomada, Haley autorizo a su hija a sacar la cartuchera LOL de la basura, pero tan solo con la condición que debería de encontrar un nuevo dueño:

Buscaremos un niño para dársela mañana. Un niño que seguramente sus padres no puedan comprársela por falta de dinero o incluso algún niño que ni siquiera tenga mama o papa»

Esta historia fue subida a Facebook por Haley y al poco tiempo ya tenia algo mas de 60.000 reproducciones. La gran lección que la madre trato de enseñar a su hija, le dejo marcada la respuesta: «Debemos ser agradecidos con lo que tenemos, valorar y ser felices con esto!!!»

FUENTE: Clarin.comElsol.com.arFacebook.comLanación.com

error: Content is protected !!