Saltar al contenido

La historia del hombre que cruza el mundo para buscar a la mujer que lo cuidó de niño

A lo largo de nuestras vidas, pasamos por diferentes momentos que difícilmente en la adultez olvidaremos. Quien no tiene en la memoria alguna persona que conocieron de chicos y con el tiempo dejaron de saber de ella, y guardan en sus corazones los mas grandes recuerdos.

Estas historias se repiten de a cientos, y es ahí donde dejamos una pequeña puerta entreabierta y que solo cerraremos cuando cerremos la historia o el capitulo. Podemos buscar diferentes formas, pero la mas común sera tratar de reencontrarte y establecer nuevos vínculos con esa persona bien guardada en nuestro corazón.

Esta historia, real por cierto, habla de esto; de búsquedas, reencuentros y puertas cerradas, de llanos, emociones y vínculos establecidos que nunca mas terminaran. A continuación te hablaremos de Ana y de Juan.

 

 Ana y Juan, una búsqueda y un reencuentro emotivo

Corrían los años 70, y los padres de Juan Jonsson que eran misioneros, tuvieron que trasladarse de su pais natal Suecia hacia Cochabamba en Bolivia, para trabajar allí por seis años.

Para esta época Juan tenia tan solo seis meses, y si bien el tenia hermanos mayores, los padres decidieron dejar a los mas grandes en un internado y contratar una persona para que cuidara del pequeño Juan.

Fue ahí que apareció en la vida de la familia Ana Jimenez, la que lamentablemente había perdido un hijo pequeño tiempo atrás, y la que no dudo en trabajar cuidando al pequeño.

Tanto tiempo compartía Ana con Juan, que Juan la consideraba su segunda madre. Seis largos años compartieron historias, momentos y aprendizajes, hasta que la familia nuevamente tuvo que trasladarse.

Ya pasaron 46 años desde aquel momento y Juan nunca logro borrar de su memoria a esta mujer a la que tanto cariño le tuvo y la que tanto le dio.

Hoy «Juanito», así conocido en redes sociales, vive en España y decidió encarar una campaña a la que llamo «Encontrando a Ana», y la que tuvo fuerte impulso en las redes. Juan que ya cuenta con 51 años de edad y es pastor en una Iglesia decidió salir hasta encontrar a la persona que dice le debe tanto y a la que tanto amor tiene.

Fue así que desde España, pais en el que actualmente vive Juanito que no dudo en viajar para simplemente volverse a reencontrar y agradecerle por tanto que le brindo durante su infancia.

En su cuenta de Instagram, juan escribiría: «Después de 46 años regreso a Bolivia, pero esta vez para reencontrarme con Ana Jimenez, quiero agradecerle lo mucho que hizo por mi familia»

Pero su objetivo no solo pasaba por el reencuentro con Ana, sino también por poder recaudar fondos para ella, que ya cuenta con 78 años y que sabe trabaja en un lugar en la calle vendiendo caramelos.

«Se que Ana vive en un lugar cerca de la frontera con Argentina, y se gana la vida vendiendo caramelos en la calle».

Una vez conocido el lugar exacto donde se encontraba y con  algunos fondos para su ayuda, decidió cruzar mas de 9000 kilómetros, hasta su reencuentro.

El reencuentro fue grabado y subido a redes por el mismo Juan y penetro las fibras mas intimas de muchos seguidores que lo transformaron en viral.

Cuando llego a Yacuiba, lugar donde vive Ana, no demoro en encontrarla y si bien Ana al principio no lo reconoció, pasado unos minutos se largo a llorar de la gran emoción de volver a ver a su Juanito al que lo había visto por ultima vez cuando tenia seis años.

«Por fin después de tantos años encontré a Ana, una mujer increíble que me cuido de niño con tanto amor como si fuera su propio hijo. Gracias Ana, siempre estarás en mi corazón».

Juan le entrego todo el dinero recaudado y le mostró un álbum de fotos que había armado en el cual aparece el de niño al lado de esta buena mujer, continuo con una hermosa cena para luego llevarla a pasear por la ciudad.

Diria Ana: «Cuando lo vi, no lo reconocí, pero en mi corazón lo tenia a el porque le tenia un gran amor. Juanito llego como un regalo de Dios»

Una historia que emociona y sin dudas merece que mucha gente la conozca. No dudes en enviarla a tus amigos 🙂