Saltar al contenido

Construye una elegante casa estilo «Tiny House» de madera para poder vivir sin gastos excesivos

Cuando llegamos a determinada edad no tenemos otro objetivo mejor que soñar en conseguir irnos de la casa de nuestros padres para comenzar nuestra vida en total independencia. Es un sueño que todos seguramente tenemos, pero muchas veces se hace inalcanzable. Máxime si somos adolescentes y en nuestros trabajos no llegamos a ganar lo suficiente para tal adquisición o enfrentar el alquiler.

Por lo tanto, solo seguiremos soñando con la esperanza que en algún momento podamos logar tal objetivo. Pero, siempre existen opciones que nos pueden acercar a lograrlos, aunque siempre habrá que tener un dinero extra para cumplirlos. Es ahí donde nos pueden aparecer las ocurrencias mas insólitas.

A continuación, te contaremos esta historia que protagonizo un adolescente de tan solo 17 años, y que encontró la forma de tener su independencia, sin pagar alquiler y en un lugar realmente hermoso.

 

Tomas Lear y un sueño hecho realidad

Este joven oriundo de Bristol, Inglaterra, logro lo que muchos jóvenes de esa edad desean, cumplir el sueño de una casa propia, cercana a sus padre y que le da la independencia que necesita y sin gastar mucha plata.

No fue fácil, sino con mucho empeño y horas sin descanso, Thomas junto cada mes material para construir su casa. El lugar, el menos esperado, el jardín de la casa de sus padres.

Hoy es feliz viviendo en su techo propio, que aunque parece chico de afuera es un real palacio lleno de buen gusto y practicidad en su interior.

Pasaron dos años en los que fue levantando su hogar, gasto algo así de 7.000 euros en culminar este sueño, pero hoy con 21 años de edad vive la vida que siempre soñó.

Comentaría en una entrevista: «Me siento orgulloso, vivo una vida sin estrés ni pensamiento en como conseguir plata para el alquiler. Tengo mi techo propio y eso me hace muy feliz»

Estufa de leña, cómoda sala de estar que se transforma en dormitorio con solo subir y bajar la cama plegable. Tiene un espacio de baño con todo lo necesario y con inodoro químico y una cocina estilo americano con fregadero, horno y heladera. La capacidad de la misma por si fuera poco es para albergar hasta cuatro personas.

Para poder bañarse, junta agua de lluvia que calienta y la utiliza en duchas de no mas de cinco minutos que es el tiempo que demora en enfriarse.

Para Thomas esta casa tiene absolutamente todo lo que el necesita, se siente pleno, feliz y lejos de cualquier estrés. Su orgullo es enorme al pensar que solo el fue el que la diseño y la construyó. Por supuesto que la familia siempre lo acompaño, y hasta el abuelo que tiene 82 años se ocupo de hacerle la instalación eléctrica.

El padre de Thomas, Tim, le hizo apoyo con la plomeria y los amigos con diferentes necesidades que lo ayudaron a saltar varios obstáculos.

Confeso que bajo los tutoriales de Internet, también que recorrió obras y demoliciones en busca de variados materiales que uso en la construcción y que lo que mas le costo fue la construcción del techo porque no podía fallar sino viviría siempre con goteras.

Pero aquí no termino todo para Thomas, dado que habiendo pasado la experiencia de su propia construcción, ha decidido montar un emprendimiento para poder ayudar a montones de jóvenes que como el,  quieren un techo propio y no puede acceder por falta de recursos o tiempo.