Saltar al contenido

¿Cómo se riegan las plantas suculentas correctamente? Te enseñamos…

Las plantas suculentas se han convertido en una de las especies más bonitas y elegidas en el mundo para tener en la comodidad de la casa, en la ventana o en el jardín. Estas plantas tienen miles de variedades y además son muy atractivas.

Y otro asunto por el cual son elegidas es porque sus cuidados son sencillos aunque hay que prestarles atención especial a cómo regarlas para obtener una planta fuerte, saludable y muy hermosa.

¿Cómo regar una suculenta?

Las suculentas son plantas con grandísimas capacidades de absorber agua y de reservarla dentro de sus hojas. Por esto mismo es que las mayorías de las suculentas tienen hojas grandes y carnosas para poder almacenar el agua allí y que sus raíces son más bien cortas y pequeñas.

Estas bonitas plantas necesitan ser regadas de manera directa, a la tierra, pero nunca de manera frecuente pues si regamos mucho a nuestra suculenta podemos enfermarla o matarla. A continuación de contamos un poco más a cerca de su riego y sus cuidados.

Cantidad de agua

Para saber la cantidad de agua que hay que propagarle a nuestras suculentas es importante evaluar el suelo y el tipo de maceta en que esta se encuentre. Lo importante es nunca encharcarla y que el agua pueda drenar por la tierra de la maceta. 

El riego y el suelo

La relación entre el riego y el tipo de suelo que tienen estas plantas suculentas es super importante ya que para que el riego sea paulatino y de manera directa necesitaremos que las plantas posean un suelo bien poroso y con buen drenaje.

De lograr un suelo ideal para las suculentas podremos comprobar si necesitan agua metiendo un dedo dentro de la tierra, si podemos hundirlo es porque están bien de humedad pero si no podemos hacerlo es porque un poco de agua necesitan. Recuerda regar directo a la tierra y de a pequeñas cantidades para que vaya absorbiendo correctamente el agua.

El riego y la maceta

La maceta o el sitio donde colocaremos nuestras bellas suculentas influye también en el tema del riego de las mismas y para que se proporcionen las mejores posibilidades deberás tener macetas con orificios para su drenaje o macetas de barro.

Si tu opción o elección es la maceta de barro deberás tener en cuenta que en estas necesitarás regar más aunque tu suculenta podrá transpirar por esta. Y si por el contrario utilizas macetas con orificios de drenaje deberás chequear que cumpla su función y drene el agua sobrante efectivamente.

Otros consejos para tus suculentas:

  • Quitar los platos debajo de las macetas: dependiendo dónde coloquemos nuestra suculenta tendremos por debajo de la maceta un pequeño plato para que el agua drenada que sobre caiga sobre este plato y no en nuestra casa o alguna superficie que no queramos
  • Que las hojas no toquen la tierra mojada: si tu suculenta está bien grande y los tallos y hojas han crecido tanto que alguna de sus hojas están tocando el suelo pues quítalas de allí. No es conveniente que estén en contacto con la tierra mojada porque pueden pudrirse de esta manera
  • En primavera y verano aumenta el riego: si estás en épocas más calurosas es conveniente que aumentes un poco más la frecuencia del riego de las suculentas
  • Evita siempre los charcos de agua: las suculentas son propensas a pudrirse y los charcos de agua son el comienzo ideal para que esto suceda, así que procura que no haya charcos en la tierra para evitar este final
  • Riega siempre en la tierra y nunca en sus hojas: como hemos mencionado, las hojas tienden a pudrirse y si las riegas podría pasar esto o también que se manchen de manera indeseada