Saltar al contenido

Cómo reparar grietas, roturas y fisuras de la pared de tu casa

Algunas veces ocurre que con el paso del tiempo, el cambio de temperatura, la exposición al exterior o la humedad comienzan a agrietarse nuestras paredes y no siempre la opción de comprar una masilla industrial es la más fácil, económica o ideal.

Por esto mismo en el artículo de hoy te compartiremos el paso a paso y la lista de requerimientos que necesitas para lograr hacer tu propia masilla casera y así poder reparar las grietas en tus paredes. Así que ¡Manos a la obra!

¿Cómo reparar mis grietas?

Las grietas de las paredes pueden resultar un dolor de cabeza absoluto pero si quieres deshacerte por completo de él puedes poner manos a la obra sobre esta preparación de masilla casera para tapar con esta cada agujero de tu hogar. ¡Cuéntanos qué tal te va!

¿Qué necesito?

  • agua
  • polvo de masilla
  • batea o lugar para colocar la mezcla
  • espátula pequeña
  • llana o espátula grande
  • brocha
  • rodillo
  • pintura

Paso a paso:

 

  1. Lo primero que deberás hacer para obtener tu masilla casera es colocar el polvo dentro de la batea o el recipiente que tengas para echar la mezcla allí
  2. Una vez que tengas el polvo deberás agregarle poco a poco el agua y con la espátula ir removiendo lentamente la mezcla
  3. Deberás seguir mezclando con la espátula para obtener a una mezcla más bien pastosa con textura
  4. Luego con la espátula deberás colocar sobre la llana la masilla casera y seguir mezclándola hasta obtener una pasta sin grumos ni aire
  5. Una vez que tengas la masilla casera lista deberás ir hacia la grieta y evaluarla: en este momento deberás abrirla un poco más, es decir, con la espátula pasar por la grieta misma y ahuecarla, quitar las partes que pueda tener sueltas por dentro, producto de haberse abierto esta grieta
  6. Una vez que tengas hueca la grieta y deberás pasarle la espátula por encima para quitar residuos o pedazos de pared que hayan salido de la grieta
  7. Luego deberás eliminar el polvo de la pared con la brocha pues este puede imposibilitar que la masilla se pegue bien. Procura pasar la brocha a lo largo de la grieta
  8. Y una vez que tengas limpia la pared y la grieta deberás proceder a colocar tu masilla sobre la misma
  9. Cuando esta masilla haya secado de tu pared y de rellenar la grieta pues deberás lijarla para eliminar el grosor indeseado en la pared
  10. Y luego de lijar podrás pasarle una mano de pintura para equiparar el color y la textura de tu pared
  11. ¡Y así disfrutar de una pared sin grietas!

Si quieres aprender más, puedes visitar el canal de los creadores del video, tienen mucha información interesante: Hogarmania

¡Otros consejos para reparar tus grietas!

  • Limpiar bien la superficie y la grieta: la limpieza es una parte esencial a la hora de reparar nuestras grietas pues suelen contener mucho polvo e incluso dentro de las grietas suele haber pedazos de la pared que se ha roto. Es por esto que es importante quitar todo lo que s encuentre dentro de la grieta y limpiar bien el sitio para luego poder repararla.
  • Analizar el grosor de la grieta: dependiendo cómo sea la grieta que tenemos en nuestra pared y donde sea que se encuentre esta debemos utilizar uno u otro producto. Además de la masilla es posible que tengas que utilizar un sellador impermeable si la grieta se encuentra en el exterior o que luego tengas que aplicarle una pintura impermeable.
  • Respetar el tiempo de secado: algo también importante que puedes hacer es dejar que la masilla seque correctamente para luego lijar y poder pintar por encima, pues de lo contrario no cumplirá bien su efecto o se empastará con la pintura.