Saltar al contenido

Cómo limpiar los hongos y sarro del lavado con un truco casero

A la hora de limpiar la casa tenemos siempre nuestros productos preferidos y aliados para poner manos a la obra, incluso para la zona más complicada que suele ser el baño. Y para esto hoy te compartiremos un truco de limpieza que cambiará tu cuarto de baño y lo dejará reluciente.

El lavabo suele ser el sector donde más se acumulan hongos, bacterias, gérmenes, sarro y mucho más. Es por esto que tenemos que prestar especial atención para eliminar bien todo resto de suciedad que pueda generarnos un desgaste en el lavabo y un ambiente poco saludable. ¡Así que sigue leyendo para poner en práctica este genial truco!

Truco para limpiar el sarro y hongos de lavabo y dejarlo como nuevo

Si tu lavabo está acumulando sarro, si cuando quieres girar los grifos se traban de la suciedad y si de a poco empiezan a aparecer manchas amarillas o marrones en la superficie del mismo lo mejor es que pruebes esto cuanto antes. Te contamos qué necesitas y cómo debes hacerlo para obtener un lavabo libre de hongos y super limpio.

¿Qué necesito?

  • 3 cucharadas de bicarbonato de sodio
  • esponja
  • agua tibia
  • botella pulverizadora o tipo spray
  • 1/4 de taza de vinagre blanco
  • paño de microfibra
  • guantes de goma o de látex (opcional)

Paso a paso:

  1. Lo primero que debes hacer para realizar este truco de limpieza es espolvorear el bicarbonato de sodio (puedes espolvorear la mitad ahora y luego la otra) sobre la superficie de tu lavabo
  2. Luego de colocar el bicarbonato sobre la superficie (en la bacha, los grifos, la junta con la pared y otros sectores donde percibas que hay sarro o suciedad) deberás embeber la esponja en un poco de agua tibia
  3. Cuando la esponja esté bien mojada deberás fregar sobre todas las superficies donde has espolvoreado el bicarbonato
  4. Una vez que vaya sacando residuos podrás enjuagar la zona y volver a repetir el procedimiento con la otra mitad del bicarbonato hasta que se blanquee la zona (esto es opcional, dependiendo del estado de tu lavabo)
  5. Una vez que termines con la limpieza con el bicarbonato y el agua deberás enjuagar bien la zona para que no queden restos de suciedad o del bicarbonato
  6. Ahora deberás colocar el vinagre blanco dentro de la botella pulverizadora o tipo spray
  7. Una vez que la tengas allí deberás pulverizar toda la zona donde has trabajado y dejarla actuar por 5 minutos
  8. Luego, pasado este tiempo deberás frotar con la esponja una vez más
  9. Y finalmente enjuagar todo para dejar reluciente y libre de hongos tu lavabo

Otros consejos para limpiar el lavabo del baño

Si quieres sumar otras acciones o métodos a este excelente truco para limpiar el lavabo de tu baño pues te dejamos algunos consejos para que puedas obtener una limpieza más profunda, frecuente y efectiva.

  • No arrojar basura: este ítem es bien sencillo y se trata de no dejar que corra por el desagüe del lavabo nada más que agua y pasta de dientes (mezclada con el agua, producto de nuestra limpieza). Por ejemplo si te cepillas el cabello, arrójalos a la basura. Si tienes algún ingrediente en las manos y quieres limpiarte las manos primero quítatelo en el cesto de basura y luego enjuágate las manos. Esto ayudará a que no se tape ni se ensucie el lavabo por demás.
  • Utilizar herramientas adecuadas: la selección de estos utensilios (como por ejemplo esponjas suaves, cepillos de cerdas suaves, cepillos de dientes para la grifería, entre otros) ayudará a que la limpieza sea más profunda y productiva. Además utilizando los elementos correspondientes evitarás dañar o rayar el material del que sea tu lavabo.
  • Dejar seco el lavabo: si estamos un rato en el lavabo, lo más conveniente al finalizar es secarlo. Puedes hacerlo con un paño de microfibra o una toalla de algodón. Pero dejarlo seco te ayudará a que no se acumule humedad y no se puedan reproducir los hongos allí.
  • Realizar limpiezas frecuentes: las limpiezas frecuentes son también la mejor manera de prevenir la aparición de hongos o de sarro. Es aconsejable realizar el truco de limpieza con bicarbonato y luego con vinagre 1 vez cada 15 días. Y mantenerlo a diario para proteger su superficie y su desague y así evitar la humedad y la suciedad.