Saltar al contenido

Cómo eliminar la humedad de la sal

La sal que utilizamos para condimentar nuestras comidas, para cocinar y para disfrutar de resaltar el sabor de los diferentes ingredientes se ve afectada seriamente cuando se humedece. Esto puede darse por haber dejado olvidado el frasco abierto o mal cerrado, por estar guardado en un lugar con mucha humedad y demás.

Pero esta humedad en tu sal que representa un problema dejará de serlo para ti con este sencillo truco que podrás hacer en pocos pasos y en la comodidad de tu hogar ¡Pruébalo y cuéntanos!

Truco del microondas para quitarle la humedad a tu sal

 

¿Qué necesito?

  • sal que quieres quitarle la humedad
  • boul o recipiente hondo apto microondas
  • microondas
  • granos de arroz
  • frasco (de vidrio preferentemente)

Paso a paso:

 

  1. Para comenzar deberás colocar en un boul o recipiente apto microondas la sal a la que quieres quitarle la humedad
  2. Luego deberás llevarla al microondas por 10 segundos
  3. Una vez finalizado este tiempo deberás retirarla de allí y colocarla en el frasco con los granos de arroz y taparla
  4. Esto hará que los granos de arroz absorban la humedad y la sal quede seca

Otras recomendaciones

  • Guardar la sal en un lugar seco: la sal necesita ser guardada en un espacio seco que le impida tener contacto con la humedad. Una de sus propiedades curiosas es su gran capacidad de absorción siempre que la humedad sea mayor de un 75%, es por ello que si en el espacio en el que está se encuentra cerca de una fuente de agua podrá arruinarse
  • Guardar la sal en un lugar cerrado: otra forma sencilla de evitar que la sal se humedezca es que esté en un sitio bien cerrado de manera hermética. Para ello es ideal que lo coloques en un frasco con tapa hermética y que en caso de que tengas mucha y debas colocar lo que te sobre en una bolsa con cierre hermético o taper de mismas cualidades
  • Lavar el salero con periodicidad: nuestro salero suele ser el mismo siempre, aquel que nos queda cómodo por su forma de dosificar y guardar la sal y por esto es que debemos mantenerlo limpio para evitar arrastrar humedades y arruinar la sal. Por ello te recomendamos que cuando se te acabe la sal, lo laves y lo seques antes de volver a colocar nueva