Saltar al contenido

Cómo cosechar las remitas de romero para guardarlas

El romero es una planta aromática deliciosa que es rica en sabor, olor y textura que se utiliza para cocinar, para aromatizar los ambientes, para condimentar, para hacer cremas y ungüentos de belleza y mucho más.

Si quieres tener en la comodidad de tu hogar ramas de romero en el artículo de hoy te enseñaremos a cortar, secar y guardar sus hojas para que puedas utilizarlas cuando quieras y disfrutar de sus grandes beneficios.

Cómo cortar las ramas de romero

El romero es una planta de cualidades rústicas que podrás cortar sin problemas. Para ello deberás elegir una rama de tu planta que tenga buena cantidad de hojas y cortar con una tijera de podar o una tijera con filo para no lastimar la planta.

Deberás realizar el corte justo por encima de donde crecen las hojas verdes, es conveniente que lo hagas de a poco, es decir, un día cortar una ó dos ramas y dejar que la planta siga creciendo para volver a realizar otra poda. Esto no alterará su crecimiento y le dará posibilidades de recomponerse y seguir creciendo incluso de manera más saludable y fuerte.

Cómo secar las ramas de romero

Una vez que hayas cortado las ramas de romero que necesites, teniendo los cuidados necesarios con la planta, deberás colocarlas a secar. Para ello te contamos cómo hacerlo:

¿Qué necesito?

  • hilo fino
  • tijera
  • espacio oscuro y aireado

Paso a paso:

  1. Lo primero que debes hacer cuando tengas tus ramas de romero separadas es pelarles un poco el tallo en la parte de abajo
  2. Luego deberás atarles un poco de hilo fino al rededor de su tallo y colocarle este hilo fino colgando de algún sitio alto (oscuro y aireado: esto puede ser un placard, un mueble, o algo similar que tenga buena ventilación y que puedas controlar día a día)
  3. Deberás entonces dejar secando las ramas de romero allí durante una semana aproximadamente y luego retirar para guardar

Cómo guardar las ramas de romero

Una vez que el proceso de secado de las ramas de romero haya sido con éxito (dependiendo del espacio donde los guardes deberás extender más o menos la cantidad de tiempo) podrás guardar tus ramas de romero.

Para el guardado de las ramas de romero tienes diversas opciones según para que lo quieras utilizar:

Romero en vinagre o aceite

Si quieres utilizar tus ramas de romero para la cocina y para disfrutar su delicioso sabor y su aroma en tus recetas pues una excelente opción que lo hagas en vinagre o en aceite, de esta manera se conservarán super bien. 

Para ello tan solo necesitarás un frasco de vidrio y colocar dentro las ramas de romero que quieras y llenarlo de aceite o de vinagre para utilizar cuando lo desees y condimentar tus ensaladas, tus pastas y más.

Romero en congelador

Si en cambio quieres utilizar las hojas de romero para hacer infusiones frescas, cócteles o para darle una pizca de olor o sabor a una receta de cocina o para preparar un ungüento, crema, shampoo o jabón pues te recomendamos frezar las hojas.

Para esto puedes frezar las ramas enteras o cortar las hojas y dejarlas dentro de bolsas con cierre hermético y utilizarlas cuando lo desees. Esta opción es muy útil y el romero se puede conservar allí durante meses.

Romero en frasco

Otra opción fácil y super útil para guardar las hojas de romero si quieres utilizarlas secas en cualquier momento tanto para cocinar como para utilizar para realizar algún producto de belleza es hacerlo dentro de un frasco con cierre hermético.

Esto te permitirá almacenar las hojas de romero secas por una buena cantidad de tiempo y podrás tenerlas al alcance de tu mano de manera rápida y sencilla. Tan solo después de secarlas deberás dejar sus hojas allí dentro y estarán listas para usar.

Romero en agua

Otra gran opción de guardado para esta genial planta es colocar el romero picado junto con agua en una cubetera y congelarla para luego ir descongelando de a cubos cuando lo necesites para lo que lo necesites.

Puedes utilizarlos para cocinar, para infusiones directamente que quieras que estén frías y que aporte un gran aroma y sabor o para hacer salsas, condimentar guisos o risottos y mucho más.