Saltar al contenido

6 buenas razones para tener en la cocina suculentas

Las plantas son maravillosas no solo porque oxigenan nuestro aire y lo hacen más saludable sino también por su belleza natural, sus colores, su aroma, su forma y textura. Las plantas son de lo mejor a la hora de decorar nuestro hogar y en el artículo de hoy hablaremos sobre las plantas suculentas. 

Las suculentas o también conocidas como crasas son una variedad de plantas muy llamativas que se dedican a almacenar gran cantidad de agua de manera superior a lo que lo hacen el resto de las plantas y a distribuir esta hidratación por sus tallos y hojas de manera única. Soportan altas temperaturas y sequías muy prolongadas. Y son ideales para colocar en tu cocina y decorar el ambiente. ¡Te contamos por qué!

1- Son fáciles de mantener

Las suculentas como hemos mencionado anteriormente son ideales para tener en tu hogar porque no necesitan de grandes cuidados y aportarán belleza y armonía a tu espacio. Necesitan que las riegues poco y de manera aislada pues saben muy bien cómo distribuir su hidratación.

Tan solo necesitan de un buen drenaje en su tierra para que cuando las riegues absorba bien y no genere charcos o se pudra. No requieren de gran abono o fertilización pues con el agua se administran bien sus nutrientes.

2- Soportan la variación de temperaturas

El hecho de que soporte una gran variedad de temperatura hace que sean óptimas en tu cocina que es posible que tenga altas temperaturas al usar el fuego, el horno, las hornallas y más. Así que no te preocupes por ello, disfruta de una buena suculenta en este espacio de la casa.

Las suculentas son originarias del desierto y su clima ideal es el calor, las altas temperaturas y la exposición al sol. Puedes colocarlas al sol directo o al sol indirecto y ellas se adaptaran de manera super rápida y fácil.

3- Se reproducen con facilidad

Las plantas suculentas además de ser bonitas, adaptarse a altas temperaturas y mantenerse con poca atención, también tienen la capacidad de reproducirse super fácilmente. Esto además de llenar tu ventana y tu cocina de belleza natural, también te permitirá regalarle a tus seres queridos pequeñas suculentas.

Para reproducirlas tan solo necesitas hacer un corte adecuado en alguna de las hojas de la planta madre. La forma correcta es de un tirón con una tijera afilada y bien al ras del tronco de la planta. Con este esqueje necesitarás que seque por unos días y luego colocarla en tierra húmeda para que comience a echar raíz.

4- Con poco espacio se arreglan

Las suculentas además son ideales por el poco espacio que ocupan (siempre y cuando lo desees así y le des una pequeña porción del mismo, pues si quieres que ocupen una gran maceta o plantarlas a tierra, tendrás una gran planta suculenta)

En la cocina puedes plantarlas en pequeñas macetas o canteros tanto como en pequeñas tazas o vasos o recipientes que te agraden estéticamente y te queden cómodos para tenerlas allí. Recuerda que solo necesitan poca agua en su pequeño espacio.

5- Son muy bonitas

Todas las plantas tienen su encanto especial y adornan nuestros hogares y el paisaje de manera única. Pero las suculentas particularmente son muy bellas y cuando florecen más aún porque tienen una gama de colores y luces hermosas.

Las crasas tienen diferentes tamaños, texturas y colores. Son plantas estéticamente muy atractivas y que llamarán la atención de quien pase por allí indudablemente. Podrás colocar en tu cocina las que más te gusten y componer con el resto de los colores que tienes en las paredes, cortinas y otros objetos.

6- Son buenas para la energía

Las plantas suculentas son ideales para generar un ambiente energéticamente equilibrado e ideal pues tienen la capacidad de mejorar el aire, de dar buenas vibras y además el formato de sus hojas permite que las energías fluyan de manera que se expulsen las malas.

Las crasas también se utilizan mucho para tratamientos de piel como quemaduras, heridas y dermatitis. Siempre bajo recomendación de un médico, pero su líquido interior es sanador y poderoso para la piel y podrá hacer maravillas con quien se proponga a usarlo.