Saltar al contenido

Aprende a dejar las toallas suaves al lavarlas (6 trucos caseros)

  ¿A caso no es un gran placer poner en tu cara y tu cuerpo una toalla limpia, suave y esponjosa? Si eres una de esas personas como nosotros que disfrutamos de sentir lo terso de las toallas y su comodidad, en el artículo de hoy ¡te contaremos algunos trucos para que te queden así!

Muchas veces al lavar nuestras toallas nos quedan más bien rugosas, se le forman pequeñas pelotas de algodón, se sienten más duras o como extra secas y todo esto puede revertirse si sigues algunos trucos para lavarlas y que te queden suaves y esponjosas. ¡Manos a la obra! No querrás volver a utilizar una toalla que no esté bien lavada y sea agradable al tacto.

1- Separar el lavado de toallas

 

El primer truco es el más sencillo y básico de todos y se trata tan simplemente de lavar las toallas por separado a todo el resto de tus prendas. Esto garantizará que ninguna otra tela o parte de una prenda tenga contacto con la tela de tus toallas y las arruine potencialmente.

Lavar las toallas con el resto de la tanda de ropa que disponemos dentro del lavarropas suele ser de los errores más comunes que cometemos en nuestra limpieza de toallas pues nos da pereza separarlas o hacer dos lavados diferentes pero realmente te cambiará el estado de tus toallas, su suavidad y esponjosidad y el goce que puedas tener al utilizarlas.

2- Utilizar agua fría

Ya sea el lavado en la lavadora o a mano, es importante lavar nuestras toallas con agua fría. Aún si están muy sucias, es muy conveniente hacerlo con agua a baja temperatura, pues de lo contrario el agua caliente puede encogerlas y arruinarlas.

También el beneficio de utilizar agua fría en tus toallas se relaciona con que las costuras de las telas no se contraen y dejan que la tela seda al lavado con naturalidad y que el jabón y el enjuague abarque bien toda su textura para devolverte una toalla limpia, suave y esponjosa.

3- Aplicar vinagre en el lavado

Otro truco muy práctico y efectivo para lavar tus toallas y que queden suaves y esponjosas es utilizar vinagre en el lavado. Puedes tirar 1/2 taza de vinagre en tu lavadora o 3 cucharadas de vinagre en el balde donde laves la ropa a mano.

El vinagre luego del lavado perderá su olor pero dejará tus toallas muy suaves y con los colores bien vívidos. Además es un gran desengrasante y desinfectante que dejarán tus toallas como nuevas otra vez.

4- Utilizar poca cantidad de jabón

Las toallas suelen ser de telas sensibles justamente porque se fabrican con el fin de tener contacto con nuestra piel todos los días y debemos tratarlas con cuidado y delicadeza para evitar que se arruinen o pierdan suavidad.

Para ello es necesario utilizar poca cantidad de jabón pues si utilizas mucho jabón perderán el beneficio de salir esponjosas de allí. Calcula utilizar la mitad del jabón que utilizas para cualquier lavado común y estará perfecto.

5- Hacer un correcto secado

Secar la ropa es parte del proceso de limpiarla y aquí también solemos fallar pero con todos los trucos mencionados y un correcto secado podrás dejar tus toallas limpias, suaves y esponjosas para poder disfrutar de su confort.  

Para un correcto secado es importante sacar las toallas de la lavadora o del recipiente donde las laves a mano ni bien termines de lavarlas o en el momento que la lavadora frene, pues esto evitará que se arrugue y que además tome mal olor. Y si las secas al aire libre ten cuidado de no dejarlas mucho tiempo expuestas al sol directo pues esto las secará demás y las endurecerá. 

6- Utilizar suavizante con poca frecuencia

Los suavizantes tienen la misión de suavizar nuestra ropa, esto es un hecho, pero no siempre funciona de manera tan lineal y efectiva. Cuando se trata de nuestras toallas es mejor utilizarlo una vez cada tanto y no en cada lavado.

Si bien el suavizante las deja esponjosas, es cierto también que hacerlo con frecuencia hace que se pierda su poder de absorción y esto impide un correcto lavado. Así que ya sabes, mejor colocarlo algunas veces y otras no para aumentar su durabilidad y buen estado.