Saltar al contenido

7 trucos caseros para evitar que el aceite brinque al freir

Si eres un amante de la comida frita como las papas, las batatas, la calabaza, la zanahoria, las milanesas, las croquetas, los buñuelos y más pues sigue leyendo. De seguro te ha pasado que cuando cocinas estas delicias el aceite en donde las fríes brinca hacia afuera, lo cual puede ser potencialmente peligroso.

Pero esto dejará de ser un conflicto en tu vida para que puedas seguir disfrutando de tus ricas comidas hechas fritas porque en el artículo de hoy te enseñaremos algunos trucos para que puedas evitar que esto pase. ¡Manos a la obra!

1- El recipiente debe estar seco

Cuando nos disponemos a freír alguna comida, es necesario utilizar un recipiente que se encuentre bien seco (ya sea una sartén o una olla) y esto es preciso para evitar que otros componentes como el agua puedan alterar el aceite que luego echaremos sobre el recipiente y que salte hacia afuera.

La importancia de preparar nuestro utensilio de cocina es para evitar la desagradable experiencia de que el aceite brinque por fuera del recipiente ensuciando nuestra cocina o en el peor de los casos salpicándonos a nosotros mismos y pudiendo dejarnos una quemadura y esto lo podemos prevenir si el aceite no se encuentra con otro componente húmedo.

2- El aceite debe estar bien caliente

Si quieres un buen truco para evitar que el aceite brinque por fuera de la olla o de la sartén que estás utilizando pues llevar al aceite a una temperatura bien alta es uno de los mejores para lograrlo. 

La temperatura ideal que debe tener el aceite para cuando quieres freír varía entre los 180 y los 200 grados. Darle tiempo al aceite a que llegue a la correcta temperatura hará que no se salpique hacia todos lados. 

3- Tus alimentos deben estar secos

Además de poner en práctica el primer truco en el cual el recipiente debe encontrarse seco antes de echarle el aceite y colocarlo al fuego, también otro truco compatible es secar bien los alimentos que echarás ahí dentro.

Sobre todo si colocas verduras o carnes que suelen encontrarse húmedas, es conveniente que los pases por papel de cocina o algo que absorba la transpiración o posible humedad de estos ingredientes para evitar que salpique el aceite cuando lo frías. 

4- Agregar harina al aceite

Otro truco que puedes realizar si quieres que no brinque el aceite de la sartén o de la olla en la que estás cocinando es agregarle un poquito de harina. Sí, como has leído: echarle harina al aceite. Esto permitirá que el harina absorba el agua o la posible humedad que tenga la sartén u olla.

Si ves que tu aceite salpica podrás proceder a colocar una pequeña cucharada de harina para que esto suceda y así evites que siga salpicando el aceite pudiendo generar un desorden en tu cocina o que te quemes.

5- Agregar sal al aceite

Si quieres probar con este otro fantástico truco tan solo necesitarás sal para hacerlo. Este truco consta de observar el aceite y las burbujas que se generan en él. Una vez que localices las burbujas deberás echar un poco de sal sobre estas.

Tirar sal sobre las burbujas hará que los granos de sal se vayan hasta el fondo de la olla o sartén y que estos absorban la humedad indeseable que puede encontrarse allí y que es la culpable de que el aceite salpique hacia todas partes.

6- Utiliza un utensilio para colocar las piezas en el aceite

Lo mejor es mantener cierta distancia con el aceite caliente ya que si toca nuestra piel puede quemarnos, es por esto que la recomendación es que utilices utensilios de cocina para colocar las piezas en el aceite. De esta forma no pones en riesgo tus manos.

Puedes utilizar pinzas de metal, espátulas y otro elemento que te fuera útil. Recuerda no utilizar elementos plásticos que no estén diseñados para soportar altas temperaturas.

7- Controlar la temperatura del aceite

Este es otro excelente truco que puedes poner en práctica y que es bien sencillo. Se trata de controlar la temperatura del aceite en el cual estás friendo la comida. Si el fuego en donde cocinas se encuentra a una temperatura muy alta pues esto generará más posibilidades de que el aceite salte fuera.

En cambio si el aceite se mantiene a una temperatura moderada podrás cocinar tus alimentos sin problemas evitando que se quemen o que el aceite brinque hacia afuera generando un conflicto.