Saltar al contenido

6 errores comunes que las mujeres cometen al usar vestidos

Los vestidos suelen ser de nuestras prendas preferidas pues son maravillosos: los hay para todas las estaciones, son cómodos, fáciles de colocar, fáciles de combinar, hay gran variedad de diseños y de telas, vienen con cierres, botones o lazos, algunos vienen con cinturones y con bolsillos y sobre todo nos encanta cómo nos hacen lucir.

Si quieres seguir utilizando vestidos y verte hermosa pues te compartimos alguno de los errores mas comunes que cometemos las mujeres a la hora de utilizar vestidos para que puedas evitarlos y verte genial siempre. 

1- Utilizar la talla incorrecta

Este error es el más común y muchas veces se da porque amamos ese vestido tan especial que conservamos hace años pero nos cuesta soltarlo, regalarlo o simplemente despedirnos de él. Nuestro cuerpo naturalmente va mutando y modificándose y esto también hay que tenerlo en cuenta a la hora de utilizar un vestido.

Es importante no solo vernos bonitas con nuestro vestido sino también sentirnos cómodas, que podamos tener una amplia movilidad, que podamos hacer las actividades que hacemos siempre sin correr riesgo de mostrar algo que no queremos mostrar o que se nos caiga o se nos salga nuestro lindo vestido.

2- Utilizar la ropa interior incorrecta

Algunos vestidos, sobre todo los vestidos que pertenecen a épocas más bien calurosas o templadas y que poseen colores más bien claros o con telas más transparentes o finas nos pueden hacer cometer un error muy común que es la ropa interior.

Si vamos a utilizar un vestido de estas características lo mejor es utilizar ropa interior color blanco, crudo o beige que disimulará este conflicto y que no llamará la atención sobre esto para poder seguir disfrutando del placer de llevar un vestido.

3- Utilizar estampados excesivos

Cuando se trata de estampados hay un hermoso y basto universo aquí pues los hay de flores, de animales, de pinturas, de colores, de plantas, de paisajes y de mucho más. Pero un error muy común es excedernos con estos estampados.

Si eliges un estampado para tu vestido lo mejor es que el resto de tu look (tus zapatos, tus accesorios, tu peinado, tus medias y tu chaqueta) sea más bien neutral, que sean colores básicos y que no intervengan con el estampado que ya es el protagonista de tu look. Esto permitirá que luzcas genial con todo tu outfit combinado.

4- Utilizar vestidos incómodos

Otro error común que solemos cometer es utilizar vestidos hermosos pero al precio de pagar una incomodidad enorme y eterna. Muchas veces nos sucede que para una fiesta o un evento especial nos compramos o nos prestan un vestido y que este nos resulta super incómodo.

Si bien puede lucirse perfecto e ideal en nuestro cuerpo si se te caen los breteles, si se te ven de más los pechos, si se te engancha en los zapatos, si al moverte o agacharte se te ve la cola o si la tela se te engancha con todo lo que te rodea, es mejor no utilizarlo y cambiar por uno que te cuadre bien y te quede cómodo. 

5- Combinarlos con zapatos no acordes

Los zapatos también son una gran decisión a la hora de colocarnos un vestido pues si decidimos utilizar un vestido largo con tacones bajos podemos pisarnos y caernos. En cambio si sabes que vas a utilizar un vestido largo lo mejor es utilizar tacones altos o hacerle un doblado a tu vestido para evitar pisarlo.

También si decides utilizar botas de caña alta es importante que sean acordes a tu vestido, dependiendo el largo del vestido y de la caña de las botas. Esta dupla funciona en combinación siempre y debes tenerla en cuenta para lograr un look canchero, con estilo y además funcional a ti.

6- Optar por diseños poco favorables

Si bien existe gran variedad de diseños y estilos para los vestidos, es importante recordar nuestro tipo de cuerpo, nuestra talla, nuestra comodidad y también tener en cuenta qué queremos transmitir con el mismo.

Ten en cuenta que no siempre un vestido amplio y grande será el más cómodo o que un vestido muy ajustado no siempre te quedará genial o será el ideal para el evento al que vas, o que la transparencia puede ser poco productiva, entre otros factores. Analiza el contexto y tu gusto para elegir el vestido adecuado a tu forma y tu interés.