Saltar al contenido

6 cuidados necesarios para que tu suculenta no muera

Las suculentas, estas maravillosas plantas, se han convertido en las más elegidas y las más vistas en todos los hogares e incluso en la decoración de muchos restaurantes, bares, oficinas y casas de decoración. Se trata de una planta super resistente y fuerte que te encantará tener junto a ti.

Y si bien son elegidas por su belleza y por la simplicidad de su cuidado es cierto que hay que tener en cuenta algunos cuidados necesarios para que tus suculentas no se mueran. Y en el artículo de hoy te compartiremos algunos de ellos para que puedas tener plantas super sanas y hermosas.

1- Iluminación constante

Estas bonitas plantas son como los cactus y necesitan de grandes cantidades de luz de manera constante. Dependiendo el tipo de suculenta necesitará luz directa siempre o podrá preferir luz más indirecta

Pero es importante saber que son plantas de gran exposición solar y que esto es parte de sus necesidades básicas todo el año para no morir. Así que recuerda dejar tu suculenta afuera o cerca de la ventana para que reciba su cuota de luz constante.

2- Riego adecuado

Las suculentas tienen grandísimas habilidades en cuanto a absorber agua o humedad del propio aire y es por ello que no necesitan de grandes cantidades de agua ni constante riego. Dependiendo el tipo de estación variará la cantidad de veces que se regará pero nunca será frecuente.

Si la suculenta se encuentra en una estación más bien de bajas temperaturas con regarla 1 vez cada 15 ó 20 días estará muy bien. Y en cambio si la planta se encuentra en climas más bien calurosos o pesados necesitará riego 1 vez por semana aproximadamente. Es importante el riego siempre hacerlo de manera directa a la tierra y no a sus hojas pero que nunca se encharquen.

3- Controlar el drenaje de agua

Las suculentas son plantas muy especiales por su particularidad de absorber agua y conservarla tanto en sus hojas como en sus tallos (por lo cual tienen esa estética carnosa y gorda). Y esto también es posible gracias al drenaje del agua.

El drenaje del agua en la planta se da dependiendo del tipo de suelo que esta tenga, que este sea aireado y poroso permite que el agua  pueda recorrer bien su camino, dandole hidratación a las raíces. Luego la planta eliminaralo que no necesita. El drenaje correcto garantizará una buena vida de tu suculenta.

4- Tenerlas en un suelo mezclados

Las plantas suculentas requieren de suelos sencillos pues son plantas que tienen la capacidad de crecer sobre rocas, árboles, arena y más. Por esto mismo es importante que las suculentas tengan un suelo sencillo pero mezclado.

Las mezclas más apropiadas para que tus suculentas no mueran son con una parte de sustrato universal, otra parte de arena y otra parte de tierra de jardín. La arena que elijas debe ser arena no preveniente de construcción porque esta viene del mar y puede contener sal, lo cual no es necesario para tu suculenta.

5- Controlar las temperaturas

Las suculentas si bien son plantas muy resistentes a un amplio espectro de temperatura es real que no se sienten a gusto con temperaturas más bajas que los 6 grados ni más altas que los 25 grados en momentos de invierno.

Si las plantas se encuentras expuestas a menores temperaturas pueden morirse y si se encuentran a mayores temperaturas pueden impedir los procesos de reposo invernal. En cambio en verano soportan altas temperaturas sin problemas siempre y cuando tengan hidratación y ventilación.

6- Podarlas cuando lo requieren

Toda planta requiere de ser podada para crecer más fuerte y saludable, sobre todo si en la planta encontramos partes dañadas, enfermas o marchitas. En el caso de las suculentas debemos eliminar estas para que la planta crezca saludable.

Además el momento de poda puede ser una excelente excusa para que reproduzcas tu suculenta pues son super sencillas de reproducir al podar una hoja o un tallo , además de que es una hermosa experiencia de vivir que no deberías perderte.