Saltar al contenido

6 claves para que los hijos colaboren en las tareas domesticas

Las tares domésticas son una parte importante en la vida de cualquier niño. Les enseñan tanto la importancia de ayudar a sus padres en la casa como a tener cierta disciplina y organización.

Muchas veces los quehaceres de un hogar pueden superar las capacidades y tiempos de los padres y, simplemente, volverse demasiado. Por eso preciso saber que los niños también pueden contribuir al estado general de una casa y además aprender cosas en el proceso. 

Dicho esto, también hay que saber que puede ser un tanto difícil despertar un interés natural en nuestros hijos para que nos ayuden con las cosas de la casa. Por eso nos pareció valioso compartir contigo algunos consejos y cosas que puedes poner en práctica para motivar a tus pequeños a ayudar un poco más. 

1. No les exijamos perfección

En el proceso de enseñanza acerca de la importancia de ayudar en casa muchas veces la perfección puede convertirse en un problema. Lo cierto es que mientras intentamos que nuestros pequeños se involucren en las tareas de la casa no debemos prestar demasiada atención en qué tan buenos son los resultados.

Lo fundamental reside en la intención con la que hagan las cosas. Mientras haya voluntad y buena intención el tiempo dará los resultados. Demandar perfección puede convertirse en desmotivación para nuestros niños.

2. Dar el ejemplo

Como padre uno siempre debe estar atento a ser coherente entre lo que intentamos enseñar a nuestros hijos y cómo nos comportamos. Ellos copian todo lo que nosotros hacemos, somos sus guías en la vida.

De nada sirve procurar involucrar a nuestros pequeños en los quehaceres domésticos si, por ejemplo, nosotros mismos no cumplimos nuestras propias tareas. Siempre es preciso «predicar con el ejemplo».  

3. Los quehaceres jamás deben ser un castigo

Si se impone una carga negativa en los quehaceres nuestros hijos jamás tendrán la iniciativa propia de involucrarse en los mismos.

Y es que de poco sirve obligar a un hijo a hacer una tarea doméstica a forma de castigo ya que creerá que debe hacerla únicamente cuando se porta mal. En cambio, es mejor enseñarles la razón por la cual es importante ayudar a sus padres e involucrarse en los quehaceres de casa. 

4. Empezar por cosas pequeñas

Siempre es mejor enseñar a nuestros niños a colaborar en casa primero con tareas pequeñas y sencillas. Sobre todo tareas que los involucren única y directamente a ellos.

Por ejemplo, una buena «primer tarea» sería ordenar los juguetes de su cuarto. O porqué no hacer su cama. Tareas en las cuales puedan verse derechamente beneficiados y mediante las cuales entiendan que uno es responsable de sus cosas.

5. Realiza las tareas junto a ellos

Otra buena forma de incentivar a los hijos a involucrarse en los quehaceres domésticos es llevar a cabo dichas tareas junto a ellos. Y es que las cosas, generalmente, se hacen más rápido de a dos y además así tu pequeño verá que tu también haces lo que dices.

Por otro lado, hacer esto te permite pasar tiempo con tus hijos. Aunque sea compartiendo una tarea doméstica esto es algo que jamás deja de ser importante y de lo cual ambos se verán beneficiados.

6. Dar a los hijos el poder de elección

Otro punto fundamental es no intentar forzar horarios específicos acerca de cuándo deben hacer las cosas. Los mejores resultados se obtienen cuando nuestros hijos poseen la libertad de elección acerca de cuándo hacer aquello que deben.

Por ejemplo puedes decir a tu hijo que tiene que hacer la cama, pero al mismo tiempo darle la elección de hacerla en el momento, o después de comer, etc. Generalmente suele haber un mayor compromiso de parte de ellos cuando ven que nada se les ha impuesto. 

error: Content is protected !!