Saltar al contenido

5 ventajas de tener amigas de toda la vida

Las amistades son uno de los pilares emocionales de la vida. Y, sobretodo aquellas amistades duraderas, esas personas con las cuáles venimos compartiendo experiencias hace años.

Tener a alguien de amigo desde hace 10 años (o aún más también) no es poca cosa ni debe ser tomado a la ligera. Son verdaderamente privilegiadas aquellas personas que tienen la suerte de encontrar gente tan buena con la cual rodearse y forjar una amistad que perdure a través de los años.

Y es que tener a alguien que te conozca tan bien como un viejo amigo lo hace, alguien en quien poder confiarlo todo, no tiene precio. Desde ya que las amistades requieren de cierto trabajo (como toda relación) pero sus efectos positivos son inagotables. Hoy quisimos compartir estas ventajas contigo.

1. Siempre tendremos a alguien a quien contar nuestras cosas

Tener amistades prolongadas nos regala el beneficio de contar con alguien con quien poder hablar de todo, tanto las cosas buenas que nos pasan como así también las malas.

De vez en cuando todos necesitamos desahogarnos acerca de algún problema que podemos estar teniendo o bien celebrar una victoria con alguien y esta clase de amigos nos dan esa maravillosa oportunidad. En ellos siempre encontraremos un oído el cuál nos escuchará con atención y entendimiento. 

2. El beneficio de una mirada objetiva

Los grandes amigos, aquellos que duran muchos años, también nos dan una visión objetiva de las cosas cuando nosotros parecemos estar analizando todo con la «lupa» incorrecta. 

Nuestra propia opinión siempre va a estar influenciada por cómo somos y muchas veces eso nos juega en contra a la hora de tomar ciertas decisiones. Sin embargo, tener la clase de amigos que mencionamos nos proporciona una mirada objetiva de las cosas y nos enseña otro análisis acerca de las cosas que nos pasan.

Muchas veces esto es justo lo que necesitamos, otra mirada, para salir adelante en muchas circunstancias de nuestra vida. 

3. Tener a alguien que siempre nos dirá la verdad

Puede que suene un poco cruel, pero mucha no dice siempre lo que realmente piensa. Y es que gran cantidad de personas dicen aquello que creen que la persona que tienen en frente quiere escuchar.

Rara vez lo que queremos escuchar y lo que necesitamos escuchar coincide. He aquí la importancia vital que tiene contar con alguien que pase lo que pase sabemos que nos hablará con la mayor honestidad posible. Incluso nos dirán cosas que no queremos escuchar.

Este gran beneficio también nos lo proporcionan las amistades duraderas, aquellos amigos que tenemos hace diez años o incluso más.

4. Alguien con quien divertirse

Por supuesto que el ocio es una parte fundamental de nuestra vida. ¿Que mejor que compartir los momentos de diversión con aquella persona que más nos conoce?

Tener la chance de compartir viajes, salidas, comidas y todo tipo de experiencias con viejos amigos es realmente preciado y son estas mismas cosas las que nos ayudan a construir amistades que perdurarán por siempre. Un viejo amigo es el compañero de aventuras ideal.

5. Confianza en uno mismo

Algunas veces puede que no tengamos la suficiente confianza en nosotros mismos para tomar ciertas decisiones, encarar proyectos y tantas otras cosas que requieren de cierta seguridad.

Los viejos amigos, los que tenemos hace mucho tiempo, en estas situaciones siempre nos recuerdan lo mucho que valemos y nos devuelven esa confianza que algunas veces nos hace tanta falta. Otro de los regalos que nos dan este tipo de amistades y que muchas veces definen situaciones críticas de la vida.

Por esta razón podemos decir que siempre nos ayudarán a conseguir aquello que soñamos y que, de no existir ellos, no hubiésemos conseguido. Los viejos amigos forman parte de todas nuestras decisiones importantes y lo que somos lo debemos, en parte, también a ellos. 

error: Content is protected !!