Saltar al contenido

5 cuidados necesarios para que tu PLANTA TELEFONO no muera

La planta teléfono, o potus, tiene muchas ventajas con respecto a las demás plantas para el hogar. Crece tanto en ambientes húmedos, como el baño, y ambientes secos, como la cocina. Sin necesidad de mucha atención crecerá rápido y tendremos hojas verdes colgando de la maceta. Y a diferencia de otras plantas, crece tanto en macetas pequeñas como en grandes. Incluso sin tierra, podemos colocarla en un botellón lleno de agua.

Como vemos, es una planta muy tolerante a las condiciones del ambiente. Se adapta a casi todo. No requiere mucha luz ni riego, lo que la hace fácil de mantener.

De todas maneras, hay cuidados necesarios que tenemos que seguir para que nuestro potus no muera. No son muchos y no son difíciles, pero tenemos que cumplirlos si queremos que esas hojas verdes adornen un rincón de nuestro hogar.

1. El riego

Ya dijimos que el potus no requiere agua como el resto de las plantas. Pero aún así la necesita. Lo mejor es chequear el estado de la tierra. Si está seca, entonces es hora de regarla. Lo importante es evitar que se haga un charco de agua en la tierra, ya que esto podría ahogar la raíz, afectar su crecimiento y hacer que las hojas se vuelvan marrones. 

Si vivimos en climas fríos, la frecuencia de riego es menor que si vivimos en climas cálidos. Lo mejor es dejar que entre riego y riego la tierra se seque.

2. La luz

El potus necesita un ambiente luminoso, pero bajo ninguna circunstancia debe recibir luz del sol directa. Sus hojas podrían volverse amarillas y debilitarse. 

Lo mejor es colocar la maceta de manera que reciba la luz de manera reflejada o filtrada con una cortina o pantalla. 

3. La temperatura 

Idealmente el potus debe estar en un ambiente con la temperatura entre 15 y 25ºC. Si vivimos en un clima frío o en un clima caluroso, con temperaturas menores a 5ºC y mayores a 30ºC, lo mejor es que la maceta esté en el interior o en un lugar resguardado. De lo contrario, el potus puede estar en el jardín.

4. La tierra

Lo mejor es que el sustrato en donde está colocado el potus tenga materia orgánica y minerales. También es importante que sea aireado y permeable para no ahogar las raíces lo que llevará a la caída de las hojas y la muerte del potus. Si bien la planta crecerá con tierra normal, lo mejor es usar una mezcla de abono natural, como el mantillo, y arena. 

5. El abono

Dijimos que el potus es una planta de poco mantenimiento, pero si quieres ocuparte un poco más, puedes agregar fertilizante a la tierra. Si no quieres comprar el envasado, puedes reemplazar el nitrógeno, el calcio, fósforo y potasio con café, cáscaras de huevo y cenizas de madera. Esto hará que se estimule el desarrollo de las hojas y la raíz, mejora el color, el tamaño de la planta, y previene enfermedades. 

Es importante no extralimitarse con el uso del fertilizante ya que esto podría afectar al equilibrio del PH de la tierra. En general se estima que debe usarse una vez por año o cada seis meses a lo más. Si tienes dudas con respecto a su uso, puedes consultar con tu florista o vivero.