Saltar al contenido

5 cuidados necesarios para que tu árbol de jade no muera

El árbol de jade es una planta suculenta que se ha hecho moda en la mayoría de los jardines, balcones, terrazas, patios e incluso dentro del hogar pues se trata de una grandiosa planta que nos aportará gran energía al sitio donde las pongamos.

Es por todo esto que tu árbol de jade necesita ser bien atendido y para ello armamos este artículo en el cual te contaremos qué tipo de cuidados necesita tu bonita planta para que no muera y que tenga una buena calidad de vida y adorne de maravillas tu hogar.

Árbol de jade

El árbol de jade o también conocido como árbol del dinero o como Crassula ovat es de origen sudafricano. Se ha esparcido también a lo largo de todo Europa, Asia y América con rapidez puesto que son fáciles de cultivar y además son famosos por atraer buenas energías y dinero.

Esta planta es perteneciente a las suculentas y por esto mismo contiene hojas carnosas y ramas gruesas en las cuales almacena agua. Suelen ser de color verde bien intenso y además tener forma ovalada. Se utilizan mucho también como plantas ornamentales debido a su belleza y su fácil forma de cultivo así que si no quieres que muera sigue leyendo este artículo.

Características de los árboles de jade

Los árboles de jade tienen pocas raíces y sus hojas suelen ser grandes y gruesas gracias a su capacidad de almacenar agua y nutrientes. Puede llegar a medir aproximadamente hasta 1.5 metros ó 2 metros si tiene espacio para crecer y buenas condiciones. 

¿Qué necesitan para no morir?

Los árboles de jade son sencillos de cuidar pero para que tu planta no muera y crezca saludable deberás seguir algunos consejos que aquí mismo te indicamos:

1. Luz

La iluminación que necesita el árbol de jade es bastante constante y semi-directa o directa. Si expones a tu planta al sol por mucho tiempo lograrás que sus hojas se tornen un poco rojas o bordo, en cambio si no le da tanto tiempo se mantendrán verdes brillosas.

El lugar ideal para esta planta es junto a una ventana o al aire libre pero si quieres que no muera es importante no dejarla en el momento de mayor calor y luz expuesta de manera directa. Más bien puedes ir rotándola para que reciba luz pero que no la dañe.

2. Riego

En cuanto al riego, el árbol de jade necesita de poca cantidad de agua y poca frecuencia. Al ser una planta suculenta y poder reservarse el agua dentro de sus hojas y sus tallos no requiere de mucha agua y esto podría producir su muerte así que recuerda evitarlo.

En épocas más bien frías puedes prolongar los riegos por quince días aproximadamente y en épocas más calurosas es conveniente regar 1 vez por semana siempre por sistema de goteo o pulverizando de manera que nunca pueda encharcarse su suelo.

3. Suelo

Si quieres que tu árbol de jade no muera pues debes prestar especial atención al suelo que tiene. Ya sea en tierra directa o en una maceta, esta planta suculenta necesita de una tierra más bien porosa y con gran capacidad de drenaje para evitar que quede mojada o encharcada.

Este tipo de tierra debe contener humus de lombriz, arena, piedras diversas, perlita, tierra de jardín y otras. Es importante además abonarla 2 veces por año en la primavera y en el verano para ayudar a que la planta absorba bien todos los nutrientes que necesita.

4. Poda 

La poda del árbol de jade tiene que ser frecuente para ayudar a que la planta crezca sana y fuerte. Para esto es necesario utilizar elementos cortantes que estén bien desinfectados pues cada corte que hagas podrá servirte para luego plantarlos y producir nuevos árboles de jade.

Si quieres que tu árbol de jade no muera es muy efectivo realizar podas varias veces al año. Procura también cortar y eliminar aquellas partes de la planta que estén rotas, dañadas o que se estén poniendo feas.

5. Reproducción

El árbol de jade es una excelente planta para reproducir y así prolongar su vida por siempre e incluso poder regalar esta bonita planta y de gran energía a tus seres queridos o armar plantines por toda la casa.

Para la reproducción como toda suculenta es conveniente cortar una hoja o un tallo y colocarla a la tierra directamente para poder hacer que enraíce y así generar una nueva planta de árbol de jade.