Saltar al contenido

3 trucos caseros para blanquear tu ropa sin usar cloro

Para quienes usamos ropa blanca lo más importante es que este realmente impecable. Cuando nuestras prendas comienzan a perder ese color blanco reluciente y se tornan amarillentas ya no es lo mismo usarlas. Lo cierto es que hay prendas que no estamos dispuestos a dejar de lado.

Es por eso que hoy veremos algunos trucos efectivos para blanquear la ropa sin utilizar lejía o cloro. Con estos consejos podrás renovar el color de tus prendas favoritas y restaurar su imagen sin desgastarlas con productos químicos. 

Utiliza bicarbonato de sodio en tus lavados

Un producto económico y de fácil acceso. Además no daña la ropa y es muy efectivo. Tampoco tiene olor así que es sencillo de remover una vez utilizado. Veamos cómo aplicarlo.

¿Qué necesito?

  • 1/2 taza de bicarbonato de sodio
  • detergente para la ropa
  • un recipiente
  • una cuchara

Paso a paso:

  1. En primer lugar es necesario que separes tu ropa blanca del resto de prendas de color.
  2. Ponlas dentro del lavarropa.
  3. Antes de ponerle el jabón para la ropa como sueles hacer siempre. Pon la medida de detergente que piensas utilizar en un recipiente.
  4. Luego coloca la media taza de bicarbonato de sodio en el recipiente y con la cuchara mézclalo hasta que se unan.
  5. Si notas que ha quedado muy espeso puedes agregar más detergente.
  6. Luego pon la mezcla en tu lavarropa e inicia el lavado como siempre.
  7. Si la ropa blanca tiene manchas predominantes puedes preparar una mezcla de bicarbonato y jugo de limón para poner sobre la mancha. Déjala actuar unos minutos, retírala y luego pon a lavar la prenda con el resto como dijimos anteriormente.
  8. Notarás que tu ropa se ve blanca nuevamente.

La increíble magia de las aspirinas

Es momento de abrir el botiquín y tomar un par de aspirinas. Tranquilo que no son para ti es para tu ropa. Puedes estar seguro que con este truco se terminaran los dolores de cabeza por querer blanquear la ropa. 

¿Qué necesito?

  • 5 aspirinas
  • agua tibia
  • una palangana

Paso a paso: 

  1. Toma las cinco aspirinas córtalas en pequeños trozos o muélelas para que se disuelva más fácilmente.
  2. Dentro de la palangana coloca agua tibia y tira dentro las aspirinas.
  3. Mezcla ambas cosas hasta que las aspirinas se disuelvan.
  4. Luego remoja tu ropa blanca en la palangana.
  5. Déjala allí una hora.
  6. Luego retirala, escúrrela y aplícale el lavado usual. 
  7. Verás como aumenta en nivel de blancura.

El truco de la suavidad y el vinagre blanco

El vinagre además de funcionar como quitamanchas y eliminador de olores como el del humo, la humedad y más. Es ideal para dejar la ropa suave sin necesidad de recurrir a productos químicos.

¿Qué necesito?

  • Detergente en polvo para ropa
  • 1/2 taza de vinagre blanco destilado
  • recipiente para mezclar
  • cuchara

Paso a paso: 

  1. Tomaremos las prendas blancas más afectadas y a estas le aplicaremos vinagre blanco puro en las zonas donde tengas manchas. Como en el cuello, las axilas, etc.
  2. Lo dejaremos actuar durante una hora aproximadamente.
  3. Luego meteremos toda nuestra ropa blanca dentro del lavarropas.
  4. Tomaremos la medida de detergente en polvo para la ropa y la pondremos en el recipiente para mezclar.
  5. Después volcaremos la media taza de vinagre dentro del recipiente y lo mezclaremos con el detergente en polvo.
  6. Una vez hecha la mezcla la pondremos en nuestro lavarropas e iniciaremos el lavado.
  7. Una vez terminado notaremos la diferencia tanto en el color, en el olor y en la suavidad. 

Algunos consejos extras para blanquear tus prendas

  • Cuelga siempre la ropa blanca al sol. Los rayos ultravioletas lograran un blanco brillante y muy bello en tus prendas.
  • Añade media taza de agua oxigenada a tu lavado habitual. Lo mismo puedes hacer sobre las manchas concentradas.
  • Mezcla jugo de limón con una cucharada de sal y detergente para la ropa. Luego deja tus prendas blancas en remojo durante una hora. Escúrrela y sécala al aire libre. El limón no solo colabora en el color sino que también es un gran limpiador de olores y suciedad.
  • Evita blanquear la ropa frecuentemente como productos químicos. Esto ira desgastando la tela y a la larga la dañará de manera irreparable.
  • Se aconseja no mezclar los diferentes consejos antes mencionados. Escoge el que más te interese y pruébalo.