Saltar al contenido

Cómo mantener el baño libre de moho

El moho es un hongo que se encuentra en el aire y también en lugares húmedos o con poca luz. Sin lugar a dudas es indeseable y sobre todo cuando se encuentra en nuestro baño. Que suele ser el lugar más húmedo de la casa y algunas veces el que menos luz tiene. La presencia de moho en nuestro cuarto de baño no es señal de poco limpieza pero es poco estético.

Como todo hongo el moho necesita un ambiente con ciertas características para poder vivir. Es nuestro trabajo no darle un hábitat propicio al moho y de esta manera mantener nuestro cuarto de baño libre de el. En primer lugar es importante localizar las zonas en las cuales se genera para saber desde donde empezar a combatirlo.

1- El vinagre blanco es un buen aliado

Si, vinagre blanco, el mismo que usamos en la cocina. Este es sin duda unos de los productos naturales más efectivos a la hora de combatir el moho. El vinagre tiene un efecto bastante potente y no solo elimina las manchas. Si no que también los olores que pueden llegar a producir estos hongos. Si tenemos en cuenta que el vinagre está en hecho en mayor parte de alcohol podemos darnos una idea de lo potente que es.

Es importante remarcar que bajo ningún concepto hay que mezclarlo con lejía o algún otro producto porque esta función libera gases que pueden ser tóxicos para los pulmones y ojos. Lo ideal es poner el vinagre puro o rebajado en un rociador y pulverizar la zona afectada. Dejar actuar durante unos minutos y luego retíralo con un trapo o cepillo.

2- La lejía colabora en quitar manchas

La lejía es un producto químico muy potente que hay que utilizar con sumo cuidado. Es importante no mezclarlo con otros productos sean químicos o naturales porque puede ser altamente peligroso. Es indispensable usar protección en las manos y si es posible también en la nariz y boca para evitar respirarlo.

Aplicamos la lejía sobre un cepillo de cerdas algo gruesas y luego con este mismo cepillamos la parte afectada. Debemos tener mucho cuidado con salpicarnos los ojos. Una vez que hayamos retirado el moho. Lavamos la zona afectada con abundante agua hasta sacar por completo los restos de lejía.

3- Mejorar la ventilación y renovar el aire

Procurar una buena ventilación en el cuarto de baño es sumamente importante. Si bien puede sonar como algo sabido, muchas veces olvidamos hacerlo y esto es lo que en mayor parte provoca la aparición de moho tanto en las paredes como en las juntas. Así como también en la cortina de baño o uniones de los azulejos.

Es por eso que cuando hayamos terminado de tomar un baño debemos estirar bien la cortina para que escurra y dejar las ventanas o puertas abiertas. De esta manera la ventilación secara mas rápido el ambiente y lograras mantener tu baño libre moho. Ya que este no tendrá un espacio propicio para crecer. 

4- Revisar que no existan fugas o pérdidas de agua

Si en nuestro cuarto de baño hay goteras, fugas o pérdidas de agua todos lo que hagamos para evitar el moho será en vano. La única opción en este caso es repararlo inmediatamente y mientras tanto secar recurrentemente las pérdidas externas. Esto colaborara pero no será útil para librarse de moho.

En ciertas ocasiones las pérdidas pueden ser internas y esto lo notaremos porque el moho vuelve a aparecer al poco tiempo de que lo hayamos limpiado. En estos casos es necesario llamar a un experto urgente para amortiguar el daño interno que esto puede ocasionar en nuestro baño.

5- Acentuar la iluminación es de gran ayuda

La iluminación es algo importante para el moho ya que le gustan los lugares oscuros. Si nosotros mantenemos una iluminación acentuada lograremos que le sea más difícil crecer. Puede ser tanto luz natural como artificial, ambas funcionan. 

Es recomendable utilizar lámparas de sal que absorben la humedad del ambiente. Si contamos con ventanas es conveniente mantenerlas sin cortinas durante el día y en la noche tal vez prender un velador o alguna luz tenue. Esto le dará un mejor y más renovado aspecto a nuestro cuarto de baño.