Saltar al contenido

Como cultivar ajos en casa utilizando un palillo y agua

 El ajo es un ingrediente muy versátil en la actividad culinaria. Se puede consumir crudo o cocido, frotado en un pan, en el sofrito de salsas junto con la cebolla y el morrón, se utiliza entero en guisos, en conservas, en sopas, y en muchas otras opciones.

Además, desde la antigüedad y a través de la Edad Media, el ajo tiene usos medicinales. Se utiliza como antibiótico natural, para tratar resfríos, catarros y prevenir gripes. 

Si bien lo podemos comprar en la verdulería, una opción es cultivarlos en nuestra casa. A continuación vamos a ver cómo hacerlo nosotros mismos, con apenas algunos elementos más que algunos palillos y agua.

 

 

Materiales necesarios

 

  • Cabeza de ajo  (alrededor de 15 dientes)
  • Palillos de brochette
  • Recipiente alto y tubular
  • Toalla pequeña o repasador para cubrir el vaso.
  • Recipiente pequeño en donde podamos apoyar los palillos de brochette
  • Cola vinílica o pegamento
  • Alicate
  • Agua

Paso a paso para cultivar ajo

 

  1. Tomamos la cabeza de ajo y extraemos todos los dientes. 
  2. Atravesamos varios dientes con el palillo de brochette, dejando un espacio entre diente y diente.
  3. Sumergimos el palillo con los dientes de ajo en agua y lo dejamos 12 hs en remojo
  4. Eliminamos toda el agua del vaso, y dejamos el palillo dentro. Lo tapamos con la toalla o repasador y lo dejamos por 48 hs. 
  5. Quitamos el repasador. Los ajos tendrán muchas raíces. Salen de uno de los extremos y tienen un color blanco brillante.  
  6. Tomamos el recipiente pequeño y colocamos los palillos de manera que los extremos queden apoyados en los bordes del recipiente.
  7. Ponemos un poco de pegamento en los extremos de cada palillo y apoyamos de manera transversal otro palillo para formar una malla.
  8. Giramos levemente cada diente de ajo para que quede en posición vertical, con las raíces hacia abajo.
  9. Echamos agua en el recipiente hasta cubrir las raíces. Cada dos o tres días debemos cambiar el agua. 
  10. Pasados veinticinco días, las raíces ocuparán todo el recipiente y los dientes tendrán una hojas verdes largas y delgadas. 
  11. Es momento de cosecharlos. Debes remover los dientes de ajo de los palillos. Para esto puedes cortar los extremos con el alicate y sacar cada diente de ajo. Al mismo tiempo deberás cortar las raíces blancas del diente. Retiramos el diente de ajo inicial y nos quedará como un tallo blanco abajo, con pequeñas raíces, y verde hacia arriba. Es el ajo listo para consumir.

Trucos para el cultivo de ajo

El sol

El ajo crece muy bien con la luz del sol. Te sugiero que ubiques el recipiente en un lugar que reciba sol directo, aunque sea por algunas horas. Si hace calor y el sol es muy fuerte, puedes usar una cortina o pantalla para filtrar la luz y que no se quemen las hojas. 

El agua

La planta de ajo crece con mucha agua, por lo que el sistema hidropónico es ideal. Pero también hay que tener algunos cuidados. Si el recipiente tiene poca agua, los ajos crecerán pequeños. Y si la cantidad de agua es demasiada, pueden aparecer enfermedades y hongos. Puedes notar la aparición de hongos porque el ajo tendrá adherido un musgo verde y blanco. 

Mantenimiento

La planta de ajo es muy fácil de mantener. En general no tiene problemas de plagas, pero te sugiero que cada tanto vigiles el cultivo.

Por último, te aconsejo que para realizar el cultivo, elijas dientes de tamaño mediano. Los dientes chicos darán ajo chico, y los muy grandes pueden dividirse en dos, lo que hará que crezcan de manera desigual.